3 motivos para no cabrear a un escritor


Porque a los maestros de las letras mejor no provocarlos...

Hace ya un tiempo os expliqué que existen ciertas cosas que no debes decirle a un escritor para no herir sus sentimientos (porque los tienen) y resquebrajar su ego.

Por culpa de ese post, muchos han llegado a pensar que el escritor es un ser frágil como el cristal, incapaz de defenderse de la hostilidad del mundo...

Bien, pues el objetivo de hoy es hacer añicos esa falsa imagen y poneros sobre aviso para que no cometáis la imprudencia de cabrear a un hacedor de historias.



Un escritor es, como todos los artistas, una persona con una imaginación altamente desarrollada y funcional, o al menos entrenada para generar buenas ideas en plazos de tiempo aceptables.

Por lo tanto, no es complicado imaginar que se trata de personas más que capacitadas para poner dicha inventiva al servicio de sus intereses personales (en este caso la venganza).

Existen tantos métodos como escritores, pues la imaginación es algo muy personal. Sin embargo, ciertas técnicas son compartidas por un número considerable de escritores cuando estos desean castigar a quienes les ofendieron.

Y todas son terribles, os lo aseguro. Si no lo creéis, echad un ojo a la lista...



1. Técnica vudú: el muñeco te castiga


Esta es la más común de todas, pues aunque nunca vayan a reconocerlo, la gran mayoría de escritores la ha puesto en práctica alguna vez. Y no solo en sus inicios.

Consiste, como puede deducirse, en crear un personaje-copia de la persona odiada y hacer que sobre él caigan todas las calamidades imaginables y por imaginar.


Esto abarca desde asesinarlo de la forma más retorcida  o ridícula posible, a simplemente convertirlo en blanco de mofas y humillaciones por parte del resto de personajes. 

En resumen: se trata de hacerle al personaje lo que les gustaría hacer con el blanco de su odio.


2. Técnica del cantar de gesta


Otra de las artimañas humillantes y vejativas con que cuentan los juntaletras para perpetrar sus crueles venganzas es la creación de unos versos, letrilla o canción que exponga jocosamente las vergüenzas de sus ofensores.

Esta técnica, que ha sido puesta en práctica desde los tiempos de Quevedo, busca aprovecharse de la maldad humana y del boca a boca para hacer escarnio de la víctima de dicho ardid.

Érase un hombre a una nariz pegado (y vaya nariz)

Los escritores suelen acomodar sus rimas al ritmo de una tonadilla conocida o pegadiza para que estas sean aún más fáciles de recordar, facilitando así la circulación de las supuestas carencias (verdaderas o inventadas) del objeto de burla del poema en cuestión.

Además, hoy en día, con las redes sociales que echan humo y Youtube a un clic de distancia, grabar tales ataques rimados es casi más sencillo que antaño... E igual de efectivo.


3. Técnica mixta


Que consiste en fusionar las dos anteriores de formas diversas para sacarle máximo partido a la imaginación y al deleite de humillar (aunque sea en la ficción) a quienes ofendieron al juntaletras.

Esta es una técnica infrecuente, aunque no por ello debe ser menos temida. Entre sus variantes hallamos:

a) Personaje avatar

Es una figura recurrente en el universo del autor creada a imagen y semejanza de su ofensor. Cada vez que aparece mencionado en algún texto, sufre sin medida o es objeto de burla.

En ocasiones ni siquiera es un personaje como tal, sino un rasgo distintivo que varios de los personajes del autor comparten y que los identifica, en su imaginario, como reflejos de la persona odiada.

Ej. Todos los villanos son rubios.

b) El chascarrillo

En lugar de componer una canción, el escritor convierte a su objeto de odio en un personaje dentro de su universo ficticio que es mencionado como mal ejemplo o señalado como referente de una conducta humillante.

A veces puede ser parte de un refrán popular, de un dicho o de un cantar que los personajes conozcan y coreen cuando están ebrios.

Ej. En mi universo, ser un Erik es sinónimo de ser un bruto sin remedio y un necio.


EXTRA: Los otros métodos


Y es que lo peor que un escritor resentido puede hacer con el culpable de su enfado no es caricaturizarlo en una novela suya o escribirle un poema malintencionado. No, existen cosas mucho peores.

Como por ejemplo, pasar a la posteridad con una dedicatoria envenenada o un comentario despectivo en los agradecimientos de la obra en cuestión.

O siendo mencionado en la biografía (autobiografía) cuando el escritor de casi 90 años haya logrado ser lo bastante importante como para poder vender su vida novelada.

O aún peor: imaginad que la obra de ese escritor triunfa y es meticulosamente analizada y estudiada por expertos que descubren todas las referencias hechas en sus textos... ¡Y ponen cara al odiador! o_o



¿Después de todo esto aún quieres cabrear a un escritor?


¡Nos leemos! ^^

6 comentarios:

  1. Jajaja!! Excelente! Muy ilustrativo y divertido XDDD

    Me gustó lo de las letrillas, tal vez lo implemente en caso de necesidad muejejeje

    ResponderEliminar
  2. Suelo utilizar mis anécdotas más frustrantes en la escritura, es verdad. Y alguna vez habré usado un personaje avatar para desquitarme. Pero la mayoría de las veces uso el recurso para verlo en perspectiva y restarle importancia. No tiene nada que ver que haya finales sangrientos involucrados, claro que no.
    ¡Buen post! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Seguro que no tiene nada que ver? ^^'

      Eliminar
  3. ¡Hola! Me has recordado a una charla que fui xD aunque el autor nos contó que él se inspiraba en personas de su entorno para crear a sus personajes. No fue hasta publicar sus libros que se dio cuenta de lo osado que era que hasta prsonificó a la rectora de su universidad en los libros. Por suerte, se lo tomó para bien XD y le preguntaba cuándo iba a aparecer su personaje de nuevo.

    He disfrutado mucho de la entrada.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ese es un riesgo que se corre al optar por esa estrategia. Pero vale la pena correrlo (a veces) =)

      Eliminar
  4. wajajajawajajaja me recaigo de la risa!!!! muchas gracias por las ideas, tengo un par de booktubers que convertir en personajes ahora, hacerles una canción, todos rubios!!!! de verdad, genial tu entrada...

    ResponderEliminar