Arte en los mundos de fantasía


Porque cada cultura tiene el suyo...

Por fin, tras muchos meses de silencio, volvemos al asombroso mundo del Worldbuilding. Sé que lo echabais de menos, así que no os cortéis: llorad de alegría.

¡Eh! ¡Pero no todavía, demonios!

Esperad al menos a haber disfrutado del post de hoy, dedicado a lo más sublime que existe: el arte en todas sus vertientes y cómo presentarlo en los mundos de fantasía.

Reseña: Historias del Camino

Porque las historias nacen del viaje... Y esta es una.



BÁSICO

Título: Historias del Camino
Editorial: Kelonia
Autor: Mariela González

EDICIÓN

Formato: Rústica
Nº de páginas: 512
Año de edición: 2017
Precio de compra: 18.95€
(Puedes adquirirlo aquí)

PUNTUACIÓN: 4/5 




La fantasía tradicional ha tenido por costumbre dar voz a los poderosos y a los pícaros, a los extremos. Sin embargo, el protagonista de Historias del Camino, primera novela de la sevillana Mariela González publicada por Kelonia, no es ni lo uno ni lo otro.

Keith el Cojo, que así es llamado, es un mensajero de métodos poco ortodoxos y moral dudosa al que, a lo largo de las más de quinientas páginas que componen esta historia, madurará y cambiará (para bien y para mal).

Aprendiendo de... El Marqués de Sade


Porque quien menos te lo esperas es quien más tiene que enseñarte...

Tal y como anuncié hará ya unos meses, hacía tiempo que me rondaba por la cabeza la idea de traer al blog una nueva sección dedicada a la lectura de no-ficción y qué pueden aprender de ella los juntaletras aficionados a la fantasía.

Bien, pues el post de hoy inaugura lo que con mucha originalidad me ha dado por titular: Aprendiendo de... (¡No, piedad! ¡Tomates no! O_o)

La mecánica, tan original como el nombre de la sección, consistirá en abrir en canal obras de diversos géneros centrándonos en uno de los aspectos más relevantes de la misma y cómo aplicarlo a las novelas de género.

Y como a mí siempre me ha gustado mucho empezar fuerte, la primera víctima de mi disección va a ser El Divino Marqués... de Sade.

Relato: Memorias de una abuela astronauta 3


Tercera entrega de la historia más disparatada que jamás se haya escrito sobre las andanzas de una abuela cuya singularidad podría hacer palidecer al Quijote... 

Aunque visto lo visto, lo más probable es que Don Quijote y Doña Abuela acabaran siendo amigos y se fueran de cubateo ^^'

Como siempre, espero que disfrutéis de la lectura y, por favor, los tomates lanzadlos al final, en un comentario políticamente correcto. Gracias.

Cuando Alister no es Alister


Porque a veces hay que quitarse la máscara para respirar.

Salud, pupilos y pupilas... Uy, qué pretencioso ha sonado eso, como si estuviera intentando sentar cátedra o endilgaros un manual de (inserte aquí su tema de estudios) tan sesudo y pedante como inútil.

Mil perdones, no estoy acostumbrado a que me dejen irme de la lengua sin la supervisión de un humano responsable. Cosas de ser un seudónimo... 

Bien, vayamos al grano antes de que esta inusitada libertad se vaya al traste y permitidme compartir con vosotros qué ocurre cuando yo, Alister, dejo de ser yo.

Reseña: Bienvenidos al bizarro

Porque hay cosas incomprensibles... Y hermosas.



BÁSICO

Título: Bienvenidos al Bizarro
Editorial: Orciny Press
Autor: Varios

EDICIÓN

Formato: Rústica con solapas
Nº de páginas: 256
Año de edición: 2017
Precio de compra: 15.95€
(Puedes adquirirlo aquí)

PUNTUACIÓN: 4/5 




Como ya anuncié en su momento, la antología que me dispongo a reseñar es un descenso asegurado a la locura, así que procurad no alarmaros ni perder el sentido. 

Recordad que leéis esto bajo vuestra propia responsabilidad y... Ah, sí. Tened a bien expulsar a los niños de la sala antes de empezar, no sea que se escandalicen ^^

La responsabilidad de escribir juvenil


Porque escribir para la juventud de hoy, es educar a los adultos del futuro.

Como persona que trabaja con adolescentes, paso una notable cantidad de horas semanales conviviendo con esas alimañas inquietas. Esto, además de causarme jaquecas notables, me ha ayudado a comprender mejor a este ninguneado colectivo.

A mis apreciados estudiantes, rara vez les da por abrir un libro por ocio. "Es que leer es un coñazo, profe", fue lo que me dijo uno de ellos. Una afirmación que duele, desde luego.

Me podría haber quedado con eso y no insistir más, pero como ser un poco cotilla es uno de mis defectos, indagué sobre los libros que habían caído en sus manos y el por qué de tan mala impresión sobre la lectura.

Habían leído los booms de los últimos años: desde Crepúsculo, que ya les pillaba lejos, hasta After (además de los odiosos libros obligatorios). Pero se habían cansado de eso, estaban aburridos. "Es que todos son lo mismo...".

Por este motivo, algunos habían abandonado la lectura por placer y otros solo compraban y leían libros de sus ídolos de Blogger o Youtube, pero se fidelizaban al autor, no a la literatura, de modo que lo mismo habrían comprado discos y camisetas que novelas.

Desde hace unos años, la literatura juvenil y YA se viene convirtiendo en la apuesta segura de no pocas editoriales, que invierten en ella ingentes cantidades de euritos porque saben que van a recuperarlos con creces.

Y eso está bien, hay que invertir en los jóvenes lectores. Lo que ya no está tan bien es que esto se haga como una cochina estrategia comercial, asumiendo que cuando crezcan, esas personas dejarán de leer.

O peor aún: reducir la publicación a simples cifras y sacar a la luz cualquier mierda aberración si se tiene la seguridad de que va a ser una gallina de huevos de oro, aún si con ello se perjudica a los destinatarios de tales obras.

Como este fenómeno me tiene muy hasta los huevos (y no los de oro), mi intención hoy es eliminar una serie de creencias dañinas por si, en algún momento de vuestra vida, os da por escribir juvenil.