6 cosas que no decirle a un escritor



¿Escribes? Ah, pues entonces voy a destrozarte con total impunidad ^^

Parece mentira la facilidad con la que la gente arremete contra cualquiera que dedique su vida a crear belleza, sea pintando, escribiendo o bordando manteles.

Parece un deseo generalizado de la sociedad cargar contra cualquier artista, como si te dieran vales de descuento por cada escritor al que haces pedazos/cabreas/indignas/conviertes en psicokiller con tus palabras.

O el arte está muy perseguido, o hay mucho gilipollas suelto. En fin...

Esta entrada nace con el objetivo de que la reenviéis a vuestros familiares, amigos, vecinos, compañeros de curro... A todas las personas que conviven con vosotros a diario, para que sepan que seis cosas no hay que decir nunca a un escritor:

1. Oye, tú que eres escritor...


¡Mal! En el nombre de Melkor, ninguna frase que empiece así predispone al escritor a adoptar una actitud receptiva a vuestras palabras.

El motivo: después de esta redundante afirmación suele venir una petición (no remunerada) hacia el escritor en cuestión.

Ej. "Oye, tú que eres escritor: ¿Me preparas un discurso para la boda de mi hermana?"


De entrada, mi respuesta suele ser ésta

Pues oye, depende de lo bien que me caigas. El problema es cuando estas peticiones se convierten en costumbre, como si por el hecho de saber escribir decentemente tuvieras la obligación de redactar los poemas de amigos y vecinos.

Y lo peor de todo: sin ver ni un duro.

"Vamos tío, ¿qué te cuesta? ¡Si somos familia!"

Gabriella Campbell ya nos habló sobre la conveniencia de trabajar gratis. Yo, por mi parte, me quedo con las palabras de una persona a la que admiro muchísimo: La familia es familia, pero los negocios a parte.


2. Eres un vago; escribir NO es un trabajo


Enlazando con el punto anterior: ¿cómo pretendes cobrarles por un hobby que tienes? Tú no eres abogado o lampista para cobrarles por tus servicios, escribes por gusto, y eso no es un trabajo.

Además eres un vago, porque eso de escribir no es una aspiración en la vida, sino una excusa para no dar un palo al agua mientras a tu alrededor la gente se desloma.

Seré magnánima: todo el que opine de esta forma, sea o no juntaletras, que abandone el blog AHORA. Y de paso que se estrelle contra un muro.

Esta afirmación es la rabieta por envidia hecha palabras: como tú tienes un curro de mierda tal y como la sociedad espera, quieres hacer pedazos mi deseo de hacer lo que me gusta y obligarme a hacer lo mismo que tú.

"Mirad, está haciendo lo que quiere. ¡A por él con toda la artillería!"


Claro, hombre: un vago y un maleante.

Personas racionales y serias (porque se escudan así), váyanse a hacer algo productivo y déjenme tranquila en mi cochino piso, con mi trabajo a media jornada y mis ganas de escribir.

He decidido no darle mi alma a una empresa de lunes a domingo, y sí, hago horas en un Mercadona (propaganda desde el odio a mi más que probable futuro curro) para comer y seguir escribiendo. Es mi vida: yo decido cómo la quiero vivir.

Y no, no soy ninguna holgazana por preferir tener un sueldo más mediocre para tener horas para darle a las teclas.


3. Escribes. Ya. ¿Y de qué trabajas?


Esta es la versión mejorada del apartado anterior, y muy posiblemente la conducta de tus progenitores. Asumen que escribes habitualmente, pero no lo ven como un trabajo.


Y yo que pensaba que ya lo iban entendiendo...

Al menos, no te están llamando vago, pero esperan que a parte de juntar letras hagas algo productivo con tu vida. Productivo. Apuntad esa palabra porque es el argumento máximo.

Escribir no genera riqueza, ergo es productivo. Conclusión: no puede ser un trabajo y tienes que buscarte otra cosa más "normal".

Vivir de escribir es muy difícil, por supuesto, pero no es una utopía. Se puede conseguir, y para ello el primer paso es huir de este tipo de comentarios nocivos cuya única pretensión es hacer pedazos tus aspiraciones en la vida.

Señores productivos y serios: séanlo por mí.

Ahora bien, tampoco os animo a ir a vivir bajo un puente a lo bohemio si no es vuestro deseo, es normal que antes de poder vivir de vuestros textos os deis al pluriempleo, pero eso no significa renunciar a vuestro sueño.


4. Tú que no estás haciendo nada, podrías...


Si finalmente lograste vivir de escribir y no cuentas con un lugar ajeno a tu domicilio para hacerlo... ¡Felicidades! Vas a ser víctima de este comentario.

Pasas muchas horas en casa delante de un PC, de modo que de ti se espera que te ocupes de las tareas domésticas mientras el resto de miembros del hogar no están. 

Da igual que precisamente uses su ausencia y la falta de su molesto ruido para escribir, si estás en casa tienes que dejarlo todo impoluto antes de que regresen, sino eres un puto vago.


Ya, minino: es injusto

Lo mismo ocurre cuando el resto de habitantes del domicilio están presentes y hay algo que hacer: tienes que ocuparte tú, porque total, solo estás escribiendo.

Colaborar en el hogar es lo correcto para una buena convivencia, pero el hecho de escribir no me convierte en vuestro mayordomo. Si yo respeto tus tareas, haz lo mismo conmigo.




5. ¡Qué bonito! Pero yo lo hubiera hecho mejor


Situación: acabas de terminar tu novela, con la que llevas tres meses peleando, y decides enseñarla a tu compañero de piso para que te de su opinión.*

Esperas, ansioso, a que termine de leerse unas páginas, y entonces esa encantadora persona con quien compartes casa espeta: 

"Muy bonito, pero le falta drama. Además, esto está mal, no es divertido. Yo hubiera..."

Y el discurso le dará para un par de horas bien largas durante las cuales cargará contra tu novela, alegando que él lo podría hacer mucho mejor

Y si es muy hideputa, además te dirá que no comprende cómo has tardado tanto en terminarlo, que él se ponía una tarde y pim-pam.


Escritor aguantando cómo cargan contra su trabajo

Ante esta situación, el escritor se siente miserable y roto por dentro; no en vano, estás arremetiendo sin tacto alguno contra meses de duro trabajo y esfuerzo. 

Hay muchas maneras de explicarle a un escritor qué es lo que nos chirría en su novela, y no todas ellas conllevan cargar contra él alegando que nosotros lo haríamos mejor.

Si respondes de este modo a alguien que, recuerda, se está abriendo al mostrarte su obra, no te extrañe que te lancé el bolígrafo a la cara al grito de: "¡Pues hazlo, cojones!".

*No es muy buena idea hacer este tipo de cosas, los amigos y familiares no son unos lectores cero apropiados en la mayoría de los casos. Pero TODOS lo hacemos igualmente.



6. No me calientes la cabeza con tus mierdas



Si mal lleva el escritor que se despelleje su trabajo sin ningún tipo de consideración, peor le sienta el ser ignorado por su allegados.

Lo sé, ni una madre primeriza es tan cansina como un escritor hablando de su obra: la menciona a todas horas, sobretodo las primeras dos semanas de ponerse a escribirla, y cualquier cosa que digas puede dar pie a una profunda reflexión sobre sus personajes.

Un calvario, sin duda alguna, pero sed compasivos: el escritor pasa tanto tiempo solo con su propia mente que, cuando escapa del tecleo, siente el irrefrenable deseo de comunicarse.

Y precisamente por pasar tantas horas aislado, cuando habla, lo hace de lo que mejor conoce: los mundos que crea y los personajes que los moran.

Imaginad entonces el daño que le hace que, cuando intenta ser sociable, lo envíen a pastar. El golpe es brutal. El escritor se siente despreciado.


Escritor cuando te niegas a escucharle, ni que sean cinco minutos

Probablemente se eche a llorar en un rincón, sintiéndose miserable. Y acto seguido, en el más completo silencio, bautizará a un personaje con vuestro nombre y le hará pasar las de Caín.

¿Qué queréis? A parte de almas sensibles, los escritores son muy rencorosos (la mayoría de ellos, hay excepciones).



Extra: Yo también escribo


Y esta viene de propina.

Si después de poner en práctica reiteradamente todas las frases aquí expuestas vuestro escritor sigue en pie (y sin secuelas a la vista), con esto lo dejaréis K.O.

Esperad a que el incauto juntaletras se halle en una firma, una entrevista o en un acto social en el cual tiene que mostrar su mejor cara.

En ese momento tenéis que acercaros (a poder ser con su libro en la mano) y decirle: "Yo también escribo, ¿sabes?".

Y a partir de este punto, que la verborrea no cese: critica a sus autores de referencia (los que aparecen citados como inspiración en los agradecimientos del libro), el género en el que se desenvuelve, las editoriales alternativas con las que publica...


"No puedo seguir aguantando tanta imbecilidad"

Sé un "cuñao" de esos que se indigestan. Para que te salga bien, he aquí unos tópicos:

- La fantasía es para niños.

- Las editoriales pequeñas publican cualquier mierda y no te pagan.

- Participar en una antología no te hace escritor.

- No debe ser muy bueno el libro si tiene una portada tan fea.

Ah, y si se trata de una firma, no te olvides de marcharte sin comprarle el libro. Después de esto, habrás sacado de quicio al escritor más calmado. Y seguramente habrás acabado en la UCI, por gilipollas.


Queridos amigos, familiares, vecinos y compañeros de vivienda: soy escritor, no tu punching ball; así que la próxima vez que quieras cargar contra mí por vivir mi vida, estréllate contra una pared.

Y ahora es momento de la terapia en grupo: ¿de cuántas de estas maravillosas situaciones habéis sido víctimas? ¿existen más formas de destrozar a un artista gratuitamente?

Dejadlo todo en los comentarios, que dicen que desahogarse es muy sano. 

¡Nos leemos! ^^


28 comentarios:

  1. Ay, qué horror...la sexta a mí me mata. He llegado incluso a enviar a gente lo que escribo y me han ignorado y es como: pues ahora no respiro :<
    Al resto no me los he encontrado todavía pero porque la gente no ha asumido que se me da mejor escribir que dibujar y no me ven como escritora. Como dibujante sí que me han pedido dibujos gratis con todo el morro del mundo o han cargado contra mis dibujos con comentarios tipo: "¡le faltan tetas!" y yo en plan: "hombre, es que las personas con las tetas pequeñas EXISTEN".
    En fin, gajes del oficio, como diría un amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si solo has tropezado con eso, aún has tenido suerte: yo los he visto a todos, y algunos hasta repetidos ^^'

      Eliminar
  2. ¡Bravo, bravisimo!
    No te imaginas lo bien que me he quedado después de leer tus palabras y lo identificada que me siento :D
    La número 6 es la que más me duele a la hora de escribir, y por desgracia en mi familia es algo que me pasa siempre. Acabo recurriendo a los amigos, porque ni en mi propia casa me quieren escuchar...
    Una entrada realmente genial, gracias por compartirla.
    Un beso
    Lena desde Compases Rotos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento leer eso, pero es cierto que a veces el apoyo de nuestros familiares... Bueno, brilla por su ausencia. ¡Ánimo a pesar de ello!

      Eliminar
  3. Puedes cambiar lo de “escritor” por cualquier profesión artística (fotógrafo, dibujante, músico, bailarín, actor, etc.). El peor de todos los agravios es, con diferencia, la condescendencia con la que te trata el entorno. A mí la familia me ha llegado a escatimar un presupuesto que iban a pagar entre cinco personas, lo cual es ridículo. Quiero pensar que la gente es ignorante y no directamente gilipollas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jous... Siento tener que leer eso, pero tienes más razón que un santo.

      Eliminar
  4. A mí hay algo que me suele fastidiar bastante. Una persona (de cierta confianza, se entiende) se lee tu novela, que acaba de salir. Ajá. Esperas con impaciencia a que se la termine. Ajá. El tiempo pasa. Pasa. ¿Qué habrá sucedido? ¿No se la ha terminado? ¿Le aburrió y la ha dejado en un rincón? ¿Le parece TAN mala que no se atreve a decirte nada?
    Y cuando finalmente te armas de valor y le preguntas, la respuesta es "ah, sí, la he leído y me ha gustado mucho, ya te contaré". Y fin. Ese es todo el comentario que recibes. No es que no se moleste en poner un mínimo mensaje en las redes sociales diciendo "está novela está bastante bien", o si quiera en calificarla en Goodreads o páginas semejantes con unas estrellitas (de reseñas ya ni hablamos, parfavar). Es que ni siquiera se molestan en perder un poquito de su tiempo para decirme qué les ha parecido la historia, qué personajes les han gustado, qué les ha sorprendido, si algo les ha tocado el corazón.
    Y si consigo que pillen la indirecta y entiendan que espero algún comentario, suele ser "me ha gustado mucho, pero...", y comienzan a ennumerar todo lo que NO les ha gustado. Y claro, tú te quedas en plan hecho mierda, preguntándote: ¿Entonces era verdad; la novela le pareció una mierda y por eso no me quería decir nada? ¿Significa entonces que TODOS los conocidos que han leído la novela piensan lo mismo y tampoco me han dicho nada?
    Depresión.

    Si alguien lee este mensaje, por favor, que tome nota: decirle a tu amigo o familiar escritor qué te ha parecido su historia no cuesta nada y ayuda mucho. Si además pierdes cinco minutos de tu vida en decir en público lo mucho que te ha gustado, todavía mejor. Y, por favor, sé que quieres hacerle mejorar y él o ella van a apreciar tu sinceridad, pero, por favor, no cuentes SÓLO lo malo. No le digas "esto, esto y esto no me ha gustado, pero eh, todo lo demás está bien". Porque de ese modo, resaltas únicamente lo negativo y dejas a tu amigo o familiar, ese escritor que un minuto antes tenía los ojos brillantes y la cara llena de ilusión, con la autoestima por los suelos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha pasado, es una experiencia horrible... Te hacen sentir que no vales para nada, y que mejor estarías picando piedra =(

      Eliminar
  5. *se pone de pie y aplaude*

    Ay, Dios, te mereces una ola monumental 8D Es maravilloso que de vez en cuando nos recordemos unos a otros que TODOS pasamos por lo mismo. Cuando eres escritor y te salen con estas actitudes, te pueden destrozar y hacerte sentir la persona más alienada del planeta; pero luego resulta que a la gran mayoría de escritores (y artistas en general) les pasa igual, así que como que se crea un sentimiento de lucha común, ¿no? XD

    Por mi parte, has dado en el clavo con todos los puntos. Bueno, creo que nadie me ha pedido que escriba para ellos, pero sí he sufrido la variante de "tú que eres escritora, corrígeme este texto" (para que luego saquen pegas a todas tus correcciones porque ellos saben más, lol, ¿para qué piden nada entonces?). Y la 6 no me toca tanto porque directamente paso de hablar con nadie de lo que escribo, para ahorrarme contestaciones así. ¡Pero te has olvidado el mítico "¿Y eso da dinero?"! O su variante light: "Ya, escribes, ¿pero cuándo vas a empezar a ganar dinero?" XD El dinero es lo único que importa, al parecer, y además dinero YA, AHORA. Poca gente entiende que ésta es una carrera de fondo, en la mayoría de los casos, y que a veces se tarda mucho tiempo en empezar a recoger frutos...

    Pero la que más rabia me da con diferencia es la nº 4. No es un ataque tan directo como la de "escribir no es un trabajo", pero implica un menosprecio constante que desgasta también muchísimo. Porque, aunque te dejen relativamente en paz con tus "aficiones de rarito", es en esos momentos en los que se puede ver la auténtica cara de lo que piensan en realidad sobre ti. "Tú que no estás haciendo nada...", de verdad, cómo odio esa frase y cuantísimo daño puede llegar a hacer.

    Me imprimiría este post y le pasaría una copia a mis padres y hermanos, pero ya he llegado a la conclusión de que hay cosas que simplemente son incomprensibles para determinadas personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me siento muy identificada con lo que has dicho en todos los aspectos. Pero, como bien mencionabas: no estamos solos en esto ^^

      Eliminar
  6. En el punto 4 añadiría la típica madre que no para de interrumpirte, porque total, no estás haciendo nada. Mis padres saben que me gusta escribir, pero no saben (o no quieren saber) que escribo. Las últimas dos antologías en las que aparece algo mío no las han tocado ni con un palo, pero al llegar a casa preguntan: "ah, ¿que tú has escrito algo?" con cara de: por qué no has acabado la uni de una puñetera vez en vez de estar con estas mierdas. Es muy muy frustrante, así que no suelo hablar del tema. Pero eso implica que cuando estoy escribiendo y me interrumpen, no puedo decir "estoy escribiendo" porque me miran mal XD
    Así de triste es el mundo del escritor, luego se extrañan de que matemos personajes XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo te entiendo! A mí me pasa igual... =(

      Eliminar
  7. Y luego está el "sí, yo también quiero ser escritor, tengo muchas ideas..." de gente que luego lo único que escribe son los deberes y los exámenes, si acaso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no es lo mismo querer ser escritor, que querer escribir. Muchos solo quieren la vida del artista (esa que se supone que tenemos y es la hostia). Una leche a mano abierta les daba yo...

      Eliminar
  8. La sexta. Oh, por Dios, la sexta. Mi familia me ignora tanto que aún no sabe que he publicado. Cuando se lo intenté decir a mi madre, me interrumpió. Lo intenté por segunda vez y ocurrió lo mismo. A lo mejor le digo que ya he publicado cuando tenga 10 libros en el mercado...

    A esta lista añadiría la siguiente frase: «¡Le tengo muchas ganas a tu libro! ¡Seguro que me va a encantar!». Por lo menos a mí me pone los pelos de punta. Nunca es bueno que el lector empiece a leer con las expectativas tan altas.

    ¡Excelente entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que como no hacemos cosas serias y productivas, no le importa a nadie nuestro logro XD

      Coñas a parte, siento de lo de tu madre, y también comparto tu miedo a esos lectores ansiosos: suele preceder este tipo de comentarios a la peor crítica que uno pueda imaginarse =S

      Eliminar
  9. Yo me he encontrado con los seis puntos, uno detrás de otro, y la verdad es que a una le entran ganas de soltarle al indiscreto de turno cuatro frescas para dejarle claro qué se puede decir y qué no. Haría falta una plantilla con respuestas ingeniosas para decirles!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y tanto que haría falta! ¿Alguien se ofrece a redactarla? ^^

      Eliminar
  10. "Oye, tú que eres escritor y llevas diez minutos leyendo el párrafo que acabas de escribir sin hacer nada, échale un vistazo a este relato que acabo de redactar para un concurso y corrígemelo. Es lo primero que he escrito nunca, pero no sé cómo puedes tardar tanto; yo lo he acabado en cinco minutos y sin revisiones. Ha sido facilísimo. Ah, que sea gratis, por supuesto".

    Combo breaker. El escritor en cuestión está ahora llorando deprimido en una esquina odiando al mundo con toda su alma.

    Coñas aparte, colgaría esto en mi cuarto cual diploma. Yo no lo he tenido tan mal porque elijo con cuidado a mis lectores, pero nadie escapa de los números dos, tres y cuatro. A todos nos ha pasado alguna vez. Es muy triste que la sociedad piense así, se tiene una falta de respeto a los trabajos artísticos increíble. Y luego, oh, la hipocresía, que vienen discutiendo las últimas series, videojuegos o películas sin darse cuenta de que guionistas, cámaras, actores, directores, ect. también son un equipo creativo.

    En fin, gracias por escribir esto, al menos ahora podemos reenviarles la entrada xD

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabaré haciendo una versión .pdf descargable y con colorines para que lo colguéis en vuestras casas a este paso... ^^'

      Eliminar
  11. ¡Hola! Soy Facundo, de Argentina, y esta es la primer entrada que leo en tu blog, Alister.

    Es curioso como, pese a vivir en culturas distintas, algunos ítems se reflejan.

    2,3 y 4 son, a la manera de Shakespeare, tramas universales.
    Además de escritor soy actor y convivo a diario con el menosprecio al tiempo y frustración invertidos en actuar/escribir.
    Si bien tengo un trabajo que me ampara económicamente y me deja tiempo para abrirme paso desde el arte, los comentarios "maliciosos" - que uno los ve así pero que, si te ponés a pensar en el otro, su formación y linea de pensamiento, suelo terminar pensando: baah, pobre. Ya entenderá. - son siempre la comidilla.

    Ya me he suscrito para no perderme lo que vendrá y en un rato te seguiré leyendo.

    Te dejo un abrazo grande y el link de mi blo por si gustaras pegarte una vuelta.

    https://pensamexos-inconientos.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ey, muchas gracias por comentar y bienvenido a esta minúscula comunidad.

      La verdad es que sí, las profesiones artísticas son blanco de persecución y vejación por parte hasta de los más allegados al artista (sí, algo de teatro hice también durante varios años... y lo mismo que relatas me sucedió). Pero bueno, no hay que dejarse hundir por la opinión de un tercero, sino luchar por ser lo que uno quiere ^^

      Eliminar
  12. Yo añadiría además el peor que me han dicho (que con todo no es muy duro) pero si molesto y es: ¿Y cuando vas a terminar? o... ¿Cuanto te queda? ¿Falta mucho? Cuando estas empezando y aun tienes el mundo creandose o bien tienes problemas de que tu mente funciona como le da la mismisima gana es tremendamente molesto que te inquieran una fecha final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvo que te hayas comprometido para un plazo de entrega, o que estés escribiendo con intención de presentar tu obra a un certamen, nadie debería presionarte para que finalices tu novela.

      Cosa distinta es que hagas una novela por entregas y tu público ansioso te pida la continuación, pero si te comprometes a algo así es porque ya sabes cómo gestionar tus entregas (y tienes el grueso de la historia completado).

      La verdad es que molesta un poco que te acribillen a preguntas sobre cuánto te falta, pero para mí, duele más que ni siquiera te tomen en en serio.

      Eliminar
  13. Tras leer todas estas frases solo diré: Au *sonido de un corazón resquebrajándose* y Craa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, ahora he matado del disgusto a un pobre cuervo =(

      Eliminar
  14. ¡Me ha gustado mucho la entrada! Sobre todo el tono, entre lo irónico y lo molesto... porque está claro que es para estar molesto.

    Yo formo parte de ese colectivo que ha decidido no dedicarse en exclusivo a la escritura... así que quizá por eso y por no ser todavía escritora propiamente dicha (no he publicado nada aún), no he sido víctima de muchas de estas frases desde este punto de vista. Sin embargo, sí que me he desarrollado más en el arte y el dibujo y cuál es mi sorpresa cuando las frases son casi las mismas! "Tú que dibujas y te encanta, hazme un retrato. Aquí, ahora, y gratis. ¡Es que me encanta cómo dibujas!" Algunos te pelotean un poco y después... pam. No digo que todos, de hecho en mi caso he encontrado más gente que me valora que la que me pide cosas gratis... pero siempre los hay. Además que por dibujar manga creen que vas a saberles hacer un retrato, nunca he sabido hacer retratos pero oye, que lo puedo intentar...

    Supongo que las demás también se apliquen. Ya digo que al no dedicarme a nivel profesional, por desgracia o fortuna, no las sufro. Igualmente me repito: buena entrada, muy respetable por supuesto esta profesión como cualquier otra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sea a nivel profesional, o una actividad al margen del trabajo que desempeñes, si dedicas parte de tu tiempo de forma regular y con alguna aspiración a cualquier disciplina artística, te va a tocar oír esta cancioncilla ^^'

      Eliminar