Entrevista a Carlos Jobani


Porque las buenas historias salen de mezclas inesperadas...

Si os dijera que es posible escribir una novela ambientada en Japón cuyo protagonista es un híbrido europeo, ¿qué cara se os quedaría?

Pues más o menos la misma que se me quedó a mí cuando oí hablar del chambara sobre el cual vamos a hablar hoy.

Hacía ya mucho tiempo desde la última vez que un escritor nos visitaba en el blog, por eso me llena de enorme felicidad anunciaros que el post de hoy vamos a entrevistar a uno de los últimos fichajes de la editorial Ronin Literario.

Con todos vosotros, Carlos Jobani: juntaletras, dibujante y el orgulloso papa de La espada de Occidente. ¡Recibidle con un cálido abrazo!



1. En primer lugar, háblanos un poco de ti:

Pues qué contar; nací y resido en Barcelona y me dedico principalmente al mundillo de la ilustración y de las artes marciales. Le di una oportunidad a Bellas artes y luego acabé en la Escola Massana, mientras desarrollaba en paralelo mi actividad como escritor aficionado.

El autor, su obra y su katana: kit completo

Desde chaval me apasionaba la cultura japonesa (el principal culpable de esto fue “El Guerrero Samurái”, esa serie que emitía Canal+ por las mañanas) y eso me llevó a meterme en el karate. Con mis compañeros de entrenamiento tuve la oportunidad de recorrer Japón durante un mes, con la mochila a la espalda, y mi fascinación acabó de cuajar. Así que cuando Ronin Literario me propuso escribir algo de samuráis, me lancé a ello encantado.


2. ¿Cuándo empezaste a sentir interés por la escritura?

Desde bien pequeño disfrutaba creando historietas, ya fuera con los playmobil, dibujando o jugando con otros niños. El escrito más antiguo que conservo es un cuentecillo de media hoja, con más onomatopeyas que palabras, que mecanografié a los 5 años o así. Recuerdo que fui ganador de un concurso literario de mi colegio cuando iba a primaria, aunque nunca más volví a tener suerte suerte en ese aspecto, y mira que lo intenté.


3. Siendo ilustrador es obligado preguntarte qué fue antes, ¿el dibujo o la escritura?

Un niño se expresa antes con dibujos que con palabras escritas, y yo soy un niño que nunca dejó de dibujar. Así que se podría decir que el dibujo fue mi primer amor, pero la escritura me da tantas o más alegrías personales. No podría renunciar a ninguno de ambos.


4. Háblanos un poco de La espada de Occidente. ¿Cómo surgió el germen de esta historia?

Pues precisamente de un dibujo. A raíz de mi segundo viaje a Japón, se me ocurrió hacer una serie de ilustraciones que mostrasen a un espadachín occidental enfrentándose a un samurái. Ahí había una historia, aunque no sabía cuál.

La ilustración que lo inició todo

Cuando me pidieron que escribiera algo de samuráis o artes marciales, lo primero que se me ocurrió fue hacer un Karate Kid o algo así, por mi experiencia personal. Pero enseguida me di cuenta de que tenía el gérmen de una historia mucho más interesante: un occidental dándose de tortas contra samuráis en el período Edo.


5. En esta novela, el marco histórico juega un papel muy importante. ¿Cómo fue el proceso de documentación?

Sabía que quería enfrentar a un occidental contra samuráis, pero necesitaba encontrar un contexto histórico adecuado. Parecía muy difícil, pues, a priori, el Japón histórico estuvo muy cerrado a occidente. 

Aproveché un trabajo de verano que me tenía diez horas y media de cajero en una piscina para documentarme en los momentos de tranquilidad. Indagué en la historia de Japón y comparé fechas y sucesos con la de Europa. Poco a poco me di cuenta que todos los hechos se alineaban de manera muy sorprendente para contar la historia que yo tenía en mente. De algún modo, la historia ya estaba escrita y yo sólo tenía que poner un personaje, una cámara, y mostrar lo sucedido.


6. ¿Qué aspecto resultó más complejo a la hora de escribirlo?

Adaptarme al formato breve que me proponían. Siempre suelo escribir cosas largas, pero en este caso creo que la brevedad fue una baza a favor. Sabía cómo quería que terminara la novela, pero no cómo llegar allí.

Tras darle varias vueltas al guión para que encajara en el espacio de 25000 palabras, se me ocurrió un giro de guión que era mucho más coherente con la situación histórica que cualquier otra cosa en la que hubiera pensado antes. También fue complejo representar la sociedad y el período de manera fidedigna y entretenida.


7. El protagonista es un occidental que vive en Japón. ¿Por qué elegiste a este personaje para protagonizar un chambara?

Justo por lo último que he comentado. Como occidental del S.XXI que soy, no me veía capacitado para escribir un personaje japonés que fuera totalmente coherente con su cultura y período. Escogí un occidental porque ve su mundo desde fuera, como lo vemos nosotros. Es un personaje que se sorprende ante los contrastes, bellezas y terreros de Japón, como nosotros. 

La portada, también obra suya

Eso, creo, es lo que despierta nuestra fascinación por la cultura nipona. Además, esa era la premisa inicial de todo esto: enfrentar las artes marciales, la concepción de la guerra y del honor, de dos culturas tan distintas. Es algo que no he visto a menudo y muy interesante.


8. ¿Qué esperas o te gustaría transmitir a los lectores de La espada de Occedente?

Lo principal y más importe es que se diviertan, que pasen un buen rato. Esta es, a fin de cuentas, una historia de aventuras, acción y duelos a vida o muerte. El contexto histórico y las reflexiones de los personajes son especias para potenciar el sabor, y si logro que se sientan inmersos en la rebelión de Shimabara y descubran una historia conjunta de oriente y occidente que desconocía, mejor todavía.


9. ¿Tras esta historia, qué tienes pensado hacer? ¿Volverás a escribir otro chambara o quieres experimentar con otros géneros? (tal vez una novela gráfica...)

Yo me considero escritor de fantasía, y no deja de ser curioso que me estrene con ficción histórica. Pero tengo dos proyectos terminados que me gustaría llegar a publicar, así como un cómic (eso de novela gráfica es para los que se avergüenzan de que les gusten los dibujitos) a medio terminar. Tristemente publicar un cómic es muy difícil y no da ni para pipas, y los otros proyectos… Ya se verá.

De momento, os dejo por aquí en enlace a los booktrailers de esos dos proyectos que os mencionaba hace un momento, para no dejaros con la intriga. Así de paso veis un poquito mejor cómo escribo y cómo dibujo.

Elberg                   Triunvirato



10. Última pregunta. ¿Podrías darnos diez motivos de peso para leer La espada de Occidente?

  • Es una novela de aventuras con mucha acción y énfasis en los duelos a espada.
  • Presenta unos sucesos históricos tan desconocidos como fascinantes: una sangrienta rebelión campesina contra el Shogun y la vital implicación de las potencias occidentales en ella.
  • Gustará a los interesados en la historia y cultura de Japón.
  • Gustará también a los interesados en historia militar, esgrima y artes marciales.
  • Aparecen personajes muy célebres de la cultura popular cuya presencia, por sorprendente que parezca, está documentada
  • Tiene tintes de “Shogun” y el “Capitán Alatriste” que gustarán a quienes hayan leído dichas novelas.
  • El cinismo del personaje presenta muchos de los mitos y tropos de los samuráis bajo una mirada socarrona y divertida.
  • Es una novela corta y de lectura ágil: un pasatiempo ideal.
  • ¡Es muy barato!
  • Y siempre puedes prenderle fuego para calentarte ahora que llega el frío.



Y esto ha sido todo de momento. No puedo menos que dar las gracias a Carlos por haberse dejado entrevistar para el blog, y en especial por haber escrito una historia que, como mínimo, ya es bastante poco convencional.

Poco más puedo añadir, así que de momento os dejo tranquilos para que vayáis a haceros con un ejemplar de La espada de Occidente antes de que arrasen con ella.

¡Nos leemos! ^^

No hay comentarios:

Publicar un comentario